GLADYS LAPORTE, LA ABUELA CUENTA-CUENTOS

24 de marzo de 2010 — CON MOTIVO DE LAS FIESTAS PATRONALES EN HOMENAJE AL BUEN JESUS DE PETARE, SE REALIZO UNA EXPOSICION EN EL MUSEO DE PETARE, BARBARO RIVAS, EN DONDE TUVO PARTICIPACION LA GRAN CUENTA CUENTOS Y PATRIMONIO CULTURAL DEL ESTADO MIRANDA, GLADYS LAPORTE. REALIZADO POR: EDUARDO HERNANDEZ P.N.I.: 5.909 MUNICIPIO SUCRE, ESTADO MIRANDA, VENEZUELA 03/2010

SÍGUEME EN GOOGLE BUZZ

miércoles, 4 de agosto de 2010

EL CANARIO Y EL CUCARACHERO


EL CUCARACHERO Y EL CANARIO

CUENTO DE GLADYS LAPORTE. ABUELA CUENTA CUENTOS DE GUARENAS Y MARQUESA DEL TOTUMO.


Todas las mañanas, cuando salgo al balcón a darle los buenos días a Dios y a bendecir este sol que nos alumbra en un nuevo día que trae cosas nuevas y buenas para mí. Oigo a lo lejos de alguna casa vecina el kikirikí de un gallo que me grita: ¡Gladys Margarita haz una fiesta! Has amanecido viva y feliz.
Me entusiasmo por la vida y entonces me retiro un poco de la ventana y me escondo detrás de la puerta, para observar mi pajarera, libre, particular, que vienen a brindarme un concierto todos los amaneceres, varios cantos y trinos que llegan para alegrarme la vida. Ahí en la poncherita del balcón beben agua y se bañan, comen alpiste, polvo de casabe y arroz del platico y luego se van cantando como vinieron. Pero lo que más llama mi atención es que a eso de las once de la mañana, llegan juntos un cucarachero y un canario.
El Canario va y se mete en una jaula filipina de bambú, que mantengo abierta y llena de flores de adorno; allí me brinda un concierto maravilloso, jamás ha cantado fuera de la jaula, no se si el cucarachero canta porque nunca lo he oído, sólo pía bajito.
Detesto las jaulas con pájaros encerrados, no me gusta tener a los animales como mascotas maltratadas. Esas pobres tortuguitas en una taza de plástico, un lindo pececito en una copa de vidrio dando vueltas eternamente en ese espacio tan chiquito, esos enormes perros cautivos todo el día en un minúsculo apartamento. Muchas veces pienso: ¿Qué va a ser de esa gente, el día que los animales se rebelen?
Bueno pues, resulta que observo que el Cucarachero, se mete en la ponchera llena de agua, se alisa las plumas y de pronto levanta la cabeza, como para oír al canario que ha comenzado a cantar cual Pavarotti. Los dos saben que los estoy viendo y por eso se luce cada uno como sabe. El Canario entona una melodía bellísima y el Cucarachero, baila brincando alrededor de la ponchera, va y come algo de fruta, se acicala las plumas. Verlo bañarse es un espectáculo muy hermoso, Se para en la piedra que está dentro de la ponchera, introduce el pico como para tomar la temperatura del agua y de pronto ¡Zas! Se sumerge luego sale, se monta en la piedra de nuevo, se sacude las plumas y se esponja luciéndose, luego se peina las plumas con el pico para que yo lo vea, parece un muchacho enamorado que se perfuma en la tarde para ir a ver a la novia.
El Canario mientras tanto cantó y ahora dormita un poco en el palito de la jaula como esperando que alguien cierre la puerta.
Entonces se me ocurre este diálogo entre los dos pajaritos:
-¡Epa bolsa! ¡Catire desteñío! ¡Mira pana, es contigo amarillo! ¿Qué haces en esa jaula? -grita el Cucarachero, todo altanero y hablando como muchacho pendenciero.
- ¿Te estás dirigiendo a mí? ¡Cristofué de pacotilla! –dice El Canario
-¡Claro! ¿A quién va a ser, no hay más nadie por aquí.
-¡Ah! pero no te lo permito, mi nombre es Canario, para que lo sepas.
-¡Ay sí cuidao!, el mío es Cucarachero ¿Y? Quiero advertirte porque te metiste en la jaula abierta y no sabes si de repente viene alguien y te la cierra.
- No me importaría, desde que escapé de mi jaula no me siento bien, pues no estoy cumpliendo mi bella misión de alegrar a un niño o a un anciano con mi canto o tal vez a un enfermo o de darle esperanzas a un gato viejo de que algún día puede cazarme.
- ¡Ay no mijito, tu eres bien tonto chamo! Los pájaros fuimos creados para volar libremente en el cielo, flotando en el viento. Yo también tengo mi misión que es la de desparasitar los hogares y a los árboles de insectos indeseables.
-Y respeto tu misión, yo entiendo para que fuiste creado, pero yo no, yo fui manipulado por el hombre para estar encerrado en una jaula. No se lo que es volar libremente en los aires, ni saltar de rama en rama, a mi me hicieron prisionero desde que nací.
-Pobrecito mi amigo,- dijo el Cucarachero- Gracias a Dios que soy así bien feo, a nadie le gusta meter en una jaula a un cucarachero. Soy feliz libre en el viento. Y si me llegaran a encerrar me muero de la arrechera.
- El canario le contestó:-Yo, en cambio nací en una jaula, allí también estaban mis padres, tenían un nidito de pajitas hecho por manos humanas y una botellita con agua, una cajita con alpiste, todo perfectamente previsto, nuestra seguridad era única, teníamos hasta veterinario que nos daba gotitas; no como ahora que tengo que salir a buscar el agua y el alimento y escapar de los muchachos con china y gatos callejeros.
-¡Ah! Y eso es precisamente lo que me gusta a mí, la libertad plena y para mi hay comida y agua en los lugares más insólitos y recónditos de la tierra. ¡Sal de esa jaula! ¡Vente conmigo, yo te enseñaré a volar a la libertad!-dijo el cucarachero-
No, muchas gracias; -contestó el canario- no tengo valor para irme por ahí lejos de la seguridad de una jaula, me siento bien así.
Así son algunas personas que abandonan sus sueños por temor a los riesgos y prefieren vivir presos por la seguridad y la comodidad.
-

MIS PINTURAS